Llámenos ahora: +381 62 256 162 | +34 912 661 989
Visítenos: Sremskih Boraca 2E, Belgrado, Zemun - Serbia
razmak dr vorobjev

¿Qué es la benzodiacepina?

Las benzodiacepinas, o benzos, son drogas cuya estructura contiene un anillo de benceno y un anillo de diazepina. También se incluyen en sedativos y ansiolíticos debido a su depresión del sistema nervioso central y a sus efectos aliviadores de la ansiedad. Los ejemplos más comunes son diazepam, clonazepam, Lorazepam, bromazepam, xanax (alprazolam), Rohypnol, clordiazepóxido.

Las benzodiacepinas se recetan una sola vez o en situaciones de estrés agudo e insoportable. Existe la idea equivocada de que las benzodiacepinas son beneficiosas para aquellas personas con problemas mentales o psicológicos, como ataques de pánico, depresión, ansiedad y otros trastornos, cuando se toman de forma apropiada tal como indique la receta. Esto es porque las benzodiacepinas lo que hacen es mejorar la acción del GABA y haciendo a las neuronas menos excitables. Sin embargo, tras consumirse varias semanas (si se usa más de 21 días), pueden causar adicción y una persona puede desarrollar dependencia a la benzodiacepina.

En este artículo, aprenderás todo lo que debes saber sobre la adicción a las benzodiacepinas, cuáles son sus manifestaciones, cómo se puede tratar y qué resultados se esperan de la desintoxicación de la benzodiacepina.

Adicción a la benzodiacepina

La adicción a las benzodiacepinas se produce rápidamente. Dos a cuatro semanas de consumo diario y el cuerpo se acostumbrará a sus efectos, creando una sensación de protección, seguridad y estabilidad. Esta es la génesis de la adicción a las benzodiacepinas y, en algún momento, el cuerpo comenzará a tolerar la dosis anterior y pedirá dosis más altas para mantener esas sensaciones. Esto hará que se desarrolle la dependencia y dará comienzo a la serie de ciclos. Con el tiempo, la secuencia culminará en dependencia a las benzodiacepinas y, por lo tanto, adicción a las benzodiacepinas.

Poco después de consumir benzodiacepinas, la persona está más agitada, paranoide, agresiva y depresiva. En ausencia de la sustancia, se producen síntomas de abstinencia muy suaves caracterizadas por:

  • Ansiedad
  • Temblores
  • Habla farfullante
  • Visión borrosa
  • Insomnio
  • Dolores de cabeza
  • Aumento de la salivación
  • Hinchazón de brazos y pies
  • Y en ocasiones convulsiones.

Igualmente, las benzodiacepinas afectan negativamente a todo el estado físico y psicológico del cuerpo, especialmente a la memoria. Puede derivar en amnesia anterógrada cuando una persona no recuerda situaciones, conversaciones o eventos específicos durante un tiempo.

De repente, las benzodiacepinas que le estaban proporcionando al usuario un estado de paz interior e ilusiones se vuelven en su contra y se comenzará a sentir inseguro, asustado e incapaz de funcionar con normalidad en ningún campo.

Por tanto, las benzodiacepinas pueden generar una gran adicción física y psicológica. Se suelen emplear en pacientes que ya tienen adicción a otras drogas como los opioides, los antidepresivos o el alcohol y estas combinaciones son especialmente peligrosas.

Distribuciones por edad y género de consumidores de benzodiacepinas

¿Por qué son adictivas las benzodiacepinas?

Los estudios sugieren que la adicción a las benzodiacepinas sigue el mismo camino que el de los opioides y cannabinoides. La adicción se debe al aumento de la actividad de las neuronas dopaminérgicas, que actúa como mediador a través del subtipo alpha-3 de los receptores GABA, lo que también explica el efecto adictivo en los consumidores de benzodiacepinas. Aunque no se recomienda como primera opción y tratamiento a largo plazo de la ansiedad y la depresión, las benzodiacepinas se suelen recetar por actuar rápidamente.

Síntomas de la drogadicción a la benzodiacepinas

Aunque los estupefacientes benzoicos son sedativos, son muy adictivos. La drogadicción por benzodiacepinas puede generar diferentes síntomas, como somnolencia, cambios en la conducta, cambios de humor, debilidad, descoordinación motora y letargo. Estos se conocen como signos de dependencia a las benzodiacepinas y los consumidores también tienen un alto riesgo de pensamientos suicidas.

Los síntomas de abstinencia suelen comenzar cuando un paciente intenta dejar de repente las drogas o reduce la dosis sin ningún control médico. Estos síntomas y consecuencias del trastorno por consumo de benzodiacepinas (BUD) se manifiestan de la siguiente manera:

  1. La persona evita amigos, familiares y obligaciones para consumir la droga.
  2. La persona se asegura de tener suministro suficiente en casa para no quedarse sin ella.
  3. Un adicto a las benzodiacepinas hace cualquier cosa para comprar la droga, como coger prestado dinero, robar, saquear cuentas bancarias o fundirse las tarjetas de crédito.
  4. La persona se involucra en actividades de riesgo como conducir después de consumir la droga.
  5. La persona pasa mucho tiempo y gasta mucha energía en diferentes aspectos del consumo de drogas.
  6. Se reducen los esfuerzos por mantener una higiene o cuidado personal.
  7. La persona es reservada sobre lo que hace en el día o miente para ocultar el consumo de la sustancia.
  8. Se experimentan cambios de humor o de personalidad.

Obtén una consulta para saber cómo controlar estos síntomas que estás sintiendo tú o algún ser querido >>>

Desarrollo de la abstinencia por benzodiacepinas

Tratamiento de la dependencia de benzodiacepinas

El objetivo del tratamiento es descubrir la causa del trastorno adictivo basado en análisis integrales y enfocar todo el proceso del tratamiento de manera acorde. El tratamiento en clínica normalmente dura entre 10 y 14 días para resolver con éxito un problema de adicción y estabilizar el estado del paciente. Se divide en tres etapas.

Diagnóstico

El diagnóstico es la primera fase y la más importante del tratamiento durante la cual se evalúa el estado físico y psicológico del paciente. Esta es la fase inicial antes de planificar qué enfoque se va a tomar con el paciente. Esto hace referencia a una combinación de métodos médicos especiales destinados a la desintoxicación indolora del cuerpo para proteger los órganos dañados y la salud del paciente a la misma vez.

El examen de diagnóstico estándar para evaluar el estado físico incluye:

  • Análisis de orina
  • Pruebas de hepatitis B y C, infección de VIH
  • Análisis de sangre general
  • Análisis bioquímico
  • ECG
  • Reconocimiento médico

El examen de diagnóstico estándar para evaluar la condición psicológica incluye un psicodiagnóstico, que son pruebas psicológicas que se utilizan para determinar el nivel de adicción, las consecuencias de consumir sustancias en la salud mental, detectar signos de trastornos psicológicos, la presencia de depresión, el grado de motivación para curarse y autocrítica.

Una vez hecho el diagnóstico, el equipo de médicos desarrolla un plan de tratamiento. Si se encuentran desviaciones en los resultados, se llevarán a cabo más pruebas y se recetará terapia para las enfermedades acompañantes.

Dependiendo del problema, se harán pruebas adicionales, como RMN, EEG, ecografías, radiografías, endoscopias, análisis de concentración de drogas y medicamentos, auscultación cardiaca, exploración neurológica o examinación endocrinológica.

Desintoxicación

El proceso de desintoxicación comienza de inmediato y durante este se administran medicamentos en los primeros días. La farmacoterapia (estabilizadores psicológicos y terapia de abstinencia) ayuda a interrumpir los cambios en el cerebro que ocurren debido a la ausencia de benzodiacepinas. Los síntomas de crisis desaparecen y su efecto se reduce al mínimo. Los síntomas por abstinencia también se eliminan al igual que las benzodiacepinas del cuerpo. Se realizan pruebas con regularidad hasta que el cuerpo esté completamente limpio de este sedativo.

Durante la desintoxicación, el paciente está bajo supervisión médica constante. También es fundamental que:

  1.       La desintoxicación sea rápida.
  2.       El paciente no sienta dolor.
  3.       El sueño y el apetito del paciente vuelvan a niveles normales.
  4.       El humor del paciente sea estable.
  5.       No haya ansiedad y depresión.
  6.       La desintoxicación da al paciente la capacidad de vivir y funcionar en el futuro sin pastillas.

Evaluación de los resultados

Al final del tratamiento, se evalúan los resultados. Los análisis de orina en busca de benzodiacepinas son negativos y el estado físico y psicológico del paciente es estable. Se empieza a preparar el alta médica y el paciente y su familia reciben instrucciones sobre qué hacer a continuación. En una conversación con el paciente, los doctores planifican las actividades que se deberán realizar y asesoran sobre una rehabilitación y resocialización fructífera con la intención de que vuelva a una vida normal.

Después del tratamiento, cuando no se prevé ningún riesgo de crisis, y los análisis de benzodiacepinas dan negativos, se llega a la fase de cambio neurometabólico. Esta es la fase donde se regenera lo que las benzodiacepinas han dañado.

¿Existe la posibilidad de acabar con una adicción?

Ser adicto a las benzodiacepinas o tener a alguien cercano adicto puede ser una situación bastante desagradable. Pero es posible recuperarse con rapidez si se hace bien. La mayoría que busca una solución al problema son capaces de deshacerse de los malos hábitos, recuperar la salud y convertirse en miembros hechos y derechos de la sociedad.

Aprende cómo puedes combatir la adicción a las benzodiacepinas y comenzar una vida sana >>>

Publicado el 22/12/2020
Por el equipo de Dr Dorobjev Clinic

Comparte este artículo:
Call Now Button